martes, 23 de febrero de 2010

Los pactos sucesorios en Aragón

El pacto sucesorio aragonés es una ordenación mortis causa en la que la voluntad del ordenante — instituyente— queda vinculada a otra voluntad —instituido o tercero— no pudiendo revocarse dicha disposición por acto unilateral del causante (LACRUZ).

La característica más importante que presenta el pacto sucesorio frente al testamento es precisamente que el pacto sucesorio una vez convenido será irrevocable, quedando privado al causante — o instituyente— de la posibilidad de disponer por causa de muerte estableciendo algo distinto a lo previsto en dicho pacto.


Si se ha nombrado un heredero o un legatario mediante un pacto sucesorio, dicha designación se convierte en irrevocable (salvo que haya una causa de revocación o un nuevo pacto entre los mismos otorgantes o sus herederos) y cualquier disposición mortis causa que contradiga lo pactado será nula.

Pacto sucesorio aragonés

¿Qué es un pacto sucesorio?

El pacto sucesorio es un acto de carácter personalísimo porque no es posible la representación ni el complemento de capacidad, pues los otorgantes de una pacto sucesorio deben ser mayores de edad. Para formalizar un pacto sucesorio es preciso hacerlo en escritura pública, es decir, ante notario.

Un pacto sucesorio no es un testamento irrevocable sino una disposición por causa de muerte que produce un vínculo obligatorio actual entre el instituyente y la la persona que recibe su voluntad (el instituido o un tercero), siendo la esencia de dicha vinculación el privar al instituyente de su capacidad de disposición mortis causa, pues cualquier acto que contradiga la institución será inválido.

Los pactos sucesorios pueden contener cualesquiera estipulaciones mortis causa a favor de los contratantes, de uno de ellos o de tercero, a título universal o singular, con las sustituciones, reservas, fiducias, modalidades, cargas y obligaciones que se convengan. También pueden también pactarse en capitulaciones matrimoniales, en consideración a la casa, pactando el establecimiento de una comunidad familiar entre instituyentes e instituido y sus familiares, regulando los derechos y las obligaciones de los que la integran.


Pacto sucesorio aragonés - Abogados de Herencias en Zaragoza
En Aragón son válidos los pactos sucesorios que sobre la propia sucesión se realicen ante notario en escritura pública, y también los que en relación con dicha sucesión otorguen otras personas en el mismo acto.

Los otorgantes de un pacto sucesorio deben ser mayores de edad y un pacto sucesorio solo puede formalizarse personalmente, no admitiéndose representación.


Hay varios tipos de pactos sucesorios en el derecho aragonés:


  • De disposición mortis causa de uno o varios contratantes a favor de otro u otros de ellos: uno de los contratantes nombra a otro contratante heredero o legatario de sus bienes.
  • De institución recíproca: dos personas convienen en instituirse mutuamente herederos).
  • A favor de tercero: los contratantes estipulan que un tercero no presente será el favorecido.
  • De renuncia: el presunto heredero o legatario renuncia a sus expectativas.

Dependiendo de las necesidades que los otorgantes deban solventar podrá realizarse un tipo de pacto u otro, no así en el Derecho Común conforme al Código Civil  donde no pueden realizarse pactos sucesorios.




Y con respecto al momento de la transmisión de los bienes de la herencia con el pacto sucesorio, distinguimos:


  • Los pactos “de presente”: el heredero adquiere la propiedad de los bienes en vida del causante, es decir, en el momento de celebrarse el pacto.
  • Los pactos “para después de los días”: en estos casos el heredero adquiere los bienes cuando fallece el causante.
(En caso de duda, el pacto se entenderá realizado para después de los días).


El pacto sucesorio no es lo mismo que un testamento:


En Aragón el pacto y el testamento son los dos modos de delación tradicionales pero, mientras el testamento, en principio, no puede ser impugnado por el propio causante (porque le basta con revocarlo haciendo por ejemplo un testamento posterior) el pacto sucesorio, que el causante no puede revocar libremente, puede ser impugnado por él haciendo valer la nulidad o anulabilidad del mismo e incluso revocarlo unilateralmente, siempre que concurra causa legal para ello, en escritura pública.

El pacto sucesorio regulado en la ley aragonesa no priva al instituyente de la disposición intervivos de sus bienes, sino en cuanto los actos de disposición perjudiquen directamente las expectativas contractuales del heredero o del legatario.
Utilidades del pacto sucesorio aragonés

Utilidades del pacto sucesorio aragonés:



Las utilidades son muchas, y para diseñar el pacto, será preciso saber qué es lo que se quiere hacer. Existen muchas posibilidades, y las utilidades típicas suelen ser las siguientes:

  • Un pacto de fiducia por el cual quien sobreviva pueda designar a sus herederos y a los del difunto, lo que unido a la capacidad para disponer y administrar el patrimonio hereditario, conferirá una gran protección al viudo frente a los deseos e intereses de los legitimarios (pensemos en las posibles desavenencias y tensiones que puedan surgir entre el sobreviviente y los legitimarios, y a su vez entre los mismos legitimarios, para ganarse el favor del superviviente, tras el fallecimiento de un miembro de la pareja). 
  • Realizar una recíproca institución de herederos (lo que antes se conocía como pacto al más viviente o agermanamiento), en el que, stamdum est chartae, se podrán moderar sus resultados, si así lo disponen los contratantes.
  • Mediante pacto también es posible transmitir el negocio familiar, sin que el instituyente propietario pierda su capacidad para tutelarlo, ejerciendo autoridad, bien de de hecho o de derecho, según sea diseñado el pacto sucesorio.

¿Quien puede hacer un pacto sucesorio y donde se puede realizar?


El pacto sucesorio de institución recíproca de herederos, según dispone el Código de Derecho Foral, podrán realizarlo los aragoneses, sean o no sean cónyuges o parientes, y podrán hacerlo aun fuera de Aragón; e incluso si uno de ellos no es aragonés, y su ley personal no se lo prohíbe, también lo podrán realizar (art. 417).

Respecto al contenido de este pacto, se tendrá que respetar escrupulosamente el derecho imperativo que regule cada ley personal, lo que también es aplicable a la capacidad; y si al momento del fallecimiento, ha cambiado la vecindad civil, ello no afectará a la validez, pero sí que tendrá que respetar la legítima que se fije en la ley personal del momento del fallecimiento.


Revocación, modificación e ineficacia de los pactos sucesorios:


En relación a la revocación convencional: las estipulaciones se pueden modificar o revocar con un nuevo pacto sucesorio pero tienen que celebrado las mismas personas o sus herederos (cuando los otorgantes fueron dos personas, también lo podrán modificar o dejar sin efecto con un testamento mancomunado otorgado entre ambos).

En cuanto a la revocación unilateral el instituyente solo podrá revocar unilateralmente el pacto sucesorio en los siguientes casos:

  • Por las causas expresamente pactadas en el mismo.
  • Por incumplimiento grave de las cargas y prestaciones impuestas al instituido, y cuando éste, con su conducta, impida la normal convivencia familiar si esta hubiera sido pactada.

  • Por haber incurrido el instituido en causa de indignidad o en situación que, de ser legitimario, implicaría causa de desheredación.

Y en cuanto a los efectos de la revocación en la institución de presente: la revocación de la institución de presente producirá la reversión al instituyente de los bienes transmitidos al instituido que éste conserve y de los subrogados en ellos ( salvo que se hubiera convenido otra cosa).



Los pactos sucesorios en los demás derechos forales:


Los pactos sucesorios en los otros derechos foralesEn España hay siete sistemas legales de derecho sucesorio. Por un lado, el Código Civil prohíbe los pactos sucesorios salvo contadas excepciones, como por ejemplo, la promesa de mejorar o no mejorar hecha en capitulaciones matrimoniales o la del artículo 1271 relacionada con la partición de la herencia.


Pero por otro lado, varios derechos forales sí que permiten su realización (y entre ellos el de Aragón, pero eso ya ha quedado claro si ha llegado hasta aquí), reconociéndose figuras distintas y específicas, siendo las finalidades que persiguen en esencia similares, pues encontramos pactos de suceder, pactos de no suceder y pactos sobre la sucesión de un tercero.



Los otros pactos sucesorios que coexisten con los aragoneses, son los siguientes:
  • En Navarra, el pacto de institución de heredero a un descendiente. 
  • En Galicia, el pacto de labrar y poseer, la compañía familiar gallega y el pacto de mejora y apartación.
  • En Cataluña, el pacto de heredamiento y el de renuncia a legítima futura.
  • En Guipúzcua, el pacto sucesorio sobre el caserío y la institución de heredero a favor del hijo.
  • Y en Baleares, el pacto de finiquito.


La fiscalidad de los pactos sucesorios


La fiscalidad de los pactos sucesorios:




Las variables relativas a la tributación de los pactos sucesorios merecen un artículo aparte, ya que entra en juego no solo el impuesto de sucesiones y donaciones, sino también el IRPF, el ITPyAJD, la plusvalía municipal y el impuesto sobre el patrimonio. 


Sirva de ejemplo, por un lado, la Consulta 4/2018 de la Dirección General de Tributos del Gobierno de Aragón sobre la transmisión de participaciones sociales, de una empresa familiar, a través de un legado acordado en un pacto sucesorio de presente y la posible aplicación de algún beneficio fiscal recogido en el Texto Refundido de las disposiciones dictadas por la Comunidad Autónoma de Aragón en materia de tributos cedidos, aprobado por Decreto Legislativo 1/2005, de 26 de septiembre, del Gobierno de Aragón. 

Y por otro, la Sentencia del Tribunal Supremo 407/2016, de 9 de febrero, en la que se resuelve dando la razón a un ciudadano gallego que transmitió en vida a sus herederos la legítima, no tributando en el IRPF como ganancia patrimonial, tomando en consideración el pacto sucesorio gallego de apartación.



Regulación jurídica:


La regulación jurídica de los pactos sucesorios aragoneses se encuentra recogida en el Título II del Libro 3º del Código de Derecho Foral de Aragón. 


➜ El Capítulo Primero regula la validez y forma, la capacidad, las modalidades de pactos, el contenido, idioma de los pactos sucesorios, el carácter de las donaciones, la interpretación y las normas supletorias.

➜ El Capítulo Segundo regula la Institución a favor de contratante, la institución de presente y la institución para después de los días.

➜ El Capítulo Tercero regula la Institución recíproca

➜ El Capítulo Cuarto el pacto en favor de tercero

➜ El Capítulo Quinto los pactos de renuncia.


➜ El Capítulo Sexto regula la revocación, modificación e ineficacia de los pactos sucesorios.

Como supletorias se aplicarán las normas generales sobre contratos y disposiciones testamentarias, según la respectiva naturaleza de las estipulaciones.

EN CONCLUSIÓN


El pacto sucesorio es un contrato que presenta una riqueza de matices y de posibilidades jurídicas que llega a permitir que incluso uno de los contratantes pueda designar a otro heredero universal y, además, pueda transmitirle la herencia en vida (y salvo pacto en contrario, los nuevos bienes que adquiera el instituyente tras la celebración del pacto, los conservará el instituyente en su patrimonio y los transmitirá al heredero cuando fallezca). 


  • Deben formalizarse en escritura pública, los otorgantes deben ser mayores de edad y solo pueden formalizarse personalmente.
  • Hay cuatro tipos típicos de pactos: de disposición mortis causa de uno o varios contratantes a favor de otro u otros de ellos, de institución recíproca, a favor de tercero y se renuncia.
  • Atendiendo al momento de la transmisión de los bienes de la herencia encontraremos los pactos de presente y los pactos para después de los días.
  • Como ejemplos de utilidades tenemos el pacto de fiducia por el cual quien sobreviva pueda designar a sus herederos y a los del difunto, la recíproca institución de herederos y la posibilidad de transmitir el negocio familiar, sin que el instituyente propietario pierda su capacidad para tutelarlo.
  • Es posible la revocación convencional y unilateral con causas tasadas.
  • Además de los pactos sucesorios aragoneses, en España encontramos pactos sucesorios forales en Navarra, Galicia,  Cataluña, Guipúzcua y Baleares.
  • El Tribunal Supremo (STS 407/2016, de 9 de febrero) ha resuelto que las herencias recibidas mediante pactos sucesorios en vida del instituyente no tributarán como ganancia patrimonial en el IRPF.
  • La regulación jurídica de los pactos sucesorios aragoneses se encuentra recogida en el Título II del Libro 3º del Código de Derecho Foral de Aragón. 


¿Necesita formalizar un pacto sucesorio? ¿Precisa más información? 

No dude en ponerse en contacto con nuestro despacho de abogados. Podemos asesorarle en cualquier asunto relacionado con pactos sucesorios y otros instrumentos jurídicos relacionados con el Derecho de herencias y sucesiones como:


Abogados Benedicto Milán - CONSULTAS ONLINE - Abogados de Herencias en Zaragoza 
Abogados Benedicto Milán
Abogados colegiados en el R.e. I. Colegio de Abogados de Zaragoza.
Abogados especializados en Derecho de Herencias y Sucesiones.




ARTÍCULOS RELACIONADOS: